encabezado nutricion y salud seccion

  • Home
  • Nutrición y Salud
  • Sobrepeso y Obesidad

Sobrepeso y Obesidad

La malnutrición por exceso es la enfermedad nutricional más frecuente en los países desarrollados, debido a la mayor facilidad para alcanzar los alimentos y al estilo de vida cada vez más sedentario; pero no sólo se limita a estos, en los países en vías de desarrollo la incidencia de obesidad ha aumentado en los últimos años.

Dada la relevancia que presenta la obesidad sobre la salud, debido a que se ha asociado al exceso de grasa corporal total como factor de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, es de vital importancia comprometerse con un tratamiento nutricional y de actividad física que permita reducir el peso corporal y minimizar el riesgo de enfermedades crónicas.

Tipos de obesidad

El sobrepeso y la obesidad expresan un aumento de la grasa corporal que por lo general se ve acompañado de un aumento de peso condicionando un estado de mayor riesgo para la salud.

Existen dos tipos de distribuciones morfológicas: la obesidad superior o androide, y la inferior o ginoide. La primera es aquella en la que existe acumulación de grasa a nivel abdominal. Está fuertemente asociada con complicaciones cardiológicas y metabólicas. Predomina en los varones. En la obesidad ginoide en cambio, hay mayor cantidad de grasa en la cintura pelviana y las complicaciones se resumen fundamentalmente en trastornos circulatorios y en las articulaciones. Este tipo de obesidad predomina en las mujeres.

Sobrepeso y ObesidadCausas

Las causas de la obesidad son múltiples e incluyen factores hereditarios, psicológicos, endócrinos y metabólicos.

Dos factores a tener en cuenta:

• La ingesta de calorías superior a la necesaria.
• Poca actividad física.

La herencia tiene un papel importante. Tanto es así que los niños de padres obesos tienen un riesgo diez veces superior a lo normal de sufrir obesidad. En parte, esto se debe a tendencias metabólicas de acumulación de grasa. Pero por otro lado se debe a los hábitos culturales de alimentación y al sedentarismo, que contribuyen a repetir los patrones de obesidad de padres a hijos.

Consecuencias clínicas

La obesidad se asocia con un mayor riesgo de padecer:

• Coronariopatía
• Diabetes Mellitus tipo II
• Hipertensión
• Dificultades respiratorias
• Enfermedad cerebrovascular
• Cálculos biliares
• Osteoartritis y dolor de espalda

¿Cómo evitarlo? Comenzar un cambio de vida

La clave es buscar el equilibrio, para esto se debe obtener un balance entre las calorías que consumimos a través de los alimentos y las que gastamos con nuestra actividad diaria y el ejercicio.

Para ello es fundamental:
• Mejorar la calidad de la alimentación, aumentando el aporte de alimentos ricos en agua y fibra y disminuyendo el aporte energético que proporcionan las grasas y los azúcares simples.
• Modificar pautas y conductas alimentarias. Se ha comprobado que el paciente llega al peso meta y recupera inmediatamente el peso perdido si no se han inculcado pautas y conductas correctas. Es fundamental aprender a comer saludablemente.
• Aumentar la actividad física, ya que es un componente fundamental para el correcto balance energético y constituye una estrategia eficaz para controlar el peso corporal.
• El apoyo familiar y psicológico debe estar presente en todo momento.